Colectivos de Medellín se articularon a la Agenda Voluntaria Joven con talleres virtuales

Colectivos como El Arte-sana, RED entre Montañas, SOS Acción Ambiental y Mujeres de la Zona Nororiental estuvieron presentes en las jornadas.

Entre el 9 y 15 de diciembre, se vivió a través de los medios digitales, una variedad de talleres conducidos por jóvenes de la ciudad de Medellín, en el marco de la Agenda Voluntaria Joven. Las fuerzas de sus acciones se vieron reflejadas en algunos colectivos como El Arte-sana, RED entre Montañas, SOS Acción Ambiental y Mujeres de la Zona Nororiental, que marcaron la agenda con temas de género, mujeres, el cuidado de la vida y el planeta, así como talleres literarios, de escritura creativa y expresión corporal.

César Cano, líder del Colectivo artístico MIMA, se sumó a este ciclo de talleres con una apuesta por la expresión corporal y manifestó que la finalidad era sensibilizar a los participantes sobre el cuerpo como vehículo de las emociones.

“Tuvimos una experiencia bastante chévere: iniciamos con un calentamiento corporal y coreográfico. Logramos mostrar cómo a través de los diferentes movimientos y ritmos musicales podemos sacar todas esas sensaciones que tenemos y nos afligen desde el pasado, el presente y cómo la expresión corporal es un camino de sanación”.

César Cano.

MIMA se conformó hace 5 meses por estudiantes de la Universidad de Antioquia, pero ahora lo integra un grupo diverso de niños, adolescentes, adultos mayores y jóvenes en condición de discapacidad. Su meta: llegar a las comunas de la ciudad y compartir las herramientas artísticas y pedagógicas, con el fin de “brindar a todas estas personas de la ciudad espacios de participación artística”, señala César. La clave de este líder es focalizarse en la gestión de articulaciones para extender sus propuestas a la comunidad.

“Somos fieles creyentes de que el arte es lo que transforma el territorio, abre muchísimas puertas y lleva a las personas a unos universos que ya están creados y que simplemente se pueden unir”. Esa es la noción del impacto transformador del colectivo, según César, quien afirma, sobre la importancia de dar a conocer más los espacios de participación juvenil y alcanzar más iniciativas, formación y apoyo, particularmente a los colectivos artísticos.

La tertulia literaria «Entre letras y mujeres» fue otro de los talleres de la Agenda Voluntaria, guiada por el colectivo Navegantes Indómitos. Jheny Duque motivó el diálogo a la luz de la escritora María Mercedes Carranza. “Hablamos de la importancia política que ella tuvo para esta sociedad que la ha invisibilizado un montón. También desde una mirada intimista pudimos descubrir un poco de lo cotidiano”, añade Jheny sobre lo vivido en el taller.

Navegantes Indómitos surgió en la coyuntura de la pandemia y lleva la magia de la lectura y la escritura, a través de las plataformas digitales haciendo red de colaboración juvenil. Jheny expresa que el sueño es materializar una biblioteca comunitaria. Mientras tanto, los navegantes inciden a partir de talleres online con invitados que dan vida a sus temáticas.

La potencia de estos procesos culturales que surgen en una coyuntura como la pandemia, son muestra de la voluntad y energía de cambio de la juventud. “Yo creo que todo trabajo, sobre todo el cultural, se verá a mediano y largo plazo. Nosotros estamos dejando un legado para que continúen este camino de redes literarias, de pensarnos la ciudad mediante la lectura y la escritura. El impacto no lo medimos desde los números sino desde el individuo”, reflexiona esta joven.

Para Jheny, las acciones voluntarias juveniles construyen ciudad y promueven espacios alternativos con una dosis de digna rebeldía.

Compártenos tu opinión