Karen Pérez es una líder sensible a las vulnerabilidades que vive su gente de la comuna 1-Popular. Se narra a sí misma como un puente que conecta a las personas con sus propias necesidades y considera que tiene la capacidad de generar en las personas una liberación desde la palabra y sus sentires más profundos. Mujeres que, desde el silencio, han sufrido violencias en sus casas y en las calles.

Para ella, esta situación de desventaja para las mujeres y niñas, constituye una falta de entendimiento de los límites que tienen los demás; una dificultad para entender que la otra persona no quiere, no le gusta, no desea que la toquen o acaricien. Las mujeres queremos y pedimos diariamente una vida libre de violencias y garantía de nuestros derechos. En este sentido, Karen comenta que “es muy difícil de cambiar lo que piensan en un gremio de hombres como lo son los choferes, porque culturalmente muchos hacen el piropo, la mirada… y es difícil cambiar el trato en las palabras como ‘mami’, ‘mi amor’ que muchos taxistas hacen a las pasajeras y los comentarios sobre su cuerpo; si tiene esto, si tiene aquello”.

Desde que Karen se acercó a la iniciativa, ha visto la necesidad de que el espacio se extienda a otras personas del barrio

Prevenir el acoso y la violencia sexual contra las mujeres y las niñas en el espacio público, es el reto de la iniciativa Espacios Públicos Seguros que implementa la Secretaría de las Mujeres de la Alcaldía de Medellín. Un proyecto que se ha venido ejecutando desde el 2016 en las comunas 1,2,3,8,10 y 70.

Para que las mujeres y niñas disfruten libremente de los espacios públicos por los que transitan, ha sido clave el acercamiento con los y las habitantes de las comunas que hacen parte del proyecto a través de la sensibilización y la pedagogía, esto con el fin de reflexionar y desmontar aquellas ideas que les imponen a las mujeres roles determinados.

El proyecto ha impactado a conductores de transporte público, usuarios de bicicleta; instituciones educativas; Policía y Ejército Nacional; personal del Metro de Medellín, entre otros.

Al respecto, Karen afirma que es significativo cuando desde las conversaciones que se dan en los talleres, se evidencian reacciones de algunos hombres e incluso mujeres, cuando se exponen situaciones como el acoso o piropos. Para varios de ellos y ellas, los piropos no son hechos dañinos y les puede resultar normal. “Esos temas me parecieron importantes para tocar a la comunidad y así fue cómo me interesé en invitar a hombres y no solo mujeres- aunque con ellos sea difícil lograr que accedan a los espacios-, pero a medida que uno les comenta, se animan a participar”, resalta Karen.

Ella ha intentado que se acerquen algunas personas de la comunidad que pueden, sin darse cuenta, acosar por medio de piropos a las mujeres. Comenta que “una vez estuvieron participando cuatro adultos mayores que uno identificaba que miraban morbosamente y decían piropos maluquitos… ¡y ya no! Uno ya ha visto que después de esa charla se dan cuenta que eso que hacen está mal”.

Hasta junio de 2021, el proyecto ha impactado con los talleres de sensibilización a más de 3.505 personas en las comunas 1,2,3,8,10 y 70, entre mujeres, hombres, adolescentes, niños y niñas.
La meta de este año es sensibilizar a 5.000 personas en prevención del acoso y la violencia sexual contra mujeres y niñas en el espacio público.

Por su parte, en la comuna 1-Popular, hasta julio, se han sensibilizado a 506 personas con 15 Diálogos Móviles, dos talleres con Policía y Ejército Nacional, tres talleres con conductores, un taller con el personal del Metro de Medellín y 23 talleres de sensibilización.

Al tiempo, este año el proyecto de Espacios Públicos Seguros inició la construcción de la Red Pedagógica, conformada por Instituciones Educativas de la ciudad, para el abordaje permanente del acoso y la violencia sexual contra las mujeres y niñas en el espacio público. De esta manera, estudiantes, directivos y personal administrativo, reflexionan sobre lo que significa la vulneración de los derechos de las mujeres y su continua lucha por una vida libre de violencias. Las comunas donde la Red se encuentra activa son: Popular, Santa Cruz, Villa Hermosa, La Candelaria y el Corregimiento de Altavista.

Para este mismo año, el proyecto realizará la línea base o diagnóstico de violencia y acoso callejero en la comuna 7-Robledo; comuna que se incluyó, debido a las denuncias reportadas por delitos sexuales. En el 2020 se registraron 133 denuncias de este tipo.


Uno de los objetivos del diagnóstico es determinar los principales casos de acoso y violencia sexual a los que están expuestas las mujeres y niñas, así como identificar los factores de protección.

Personas que habitan la comuna 1-Popular se han comprometido con la prevención del acoso y la violencia contra las mujeres. Cada vez son más personas sensibilizadas que reconocen el deber de garantizar una vida libre de violencias a las mujeres y a las niñas.


¡Con las mujeres avanzamos!

Compártenos tu opinión