El pasado 4 de noviembre, la Escuela de Memoria y Paz Territorial hizo entrega pública de sus resultados, que consisten en una ruta restaurativa para la paz territorial urbana en Medellín. Esta propuesta fue recibida por la JEP, la Comisión de la Verdad y la Alcaldía de Medellín, y fue considerada como un aporte novedoso frente a los procesos de verdad, justicia, reparación y no repetición en la ciudad.

En una ruta restaurativa que contiene cinco líneas estratégicas, fueron condensados los principales hallazgos de la Escuela de Memoria y Paz Territorial, un proceso que tuvo lugar en la Zona Nororiental de Medellín, con la participación de líderes y lideresas de procesos comunitarios y de víctimas sobrevivientes, impulsado por el proceso de Memoria Colectiva y Paz Territorial de la Zona Nororiental de Medellín, investigadores académicos de la Universidad de Antioquia, y la Corporación Con-Vivamos.

VER MÁS: En Medellín inició una escuela de memoria y paz hacia la reparación territorial

“Estos resultados recogen propuestas que los procesos en los territorios traían, y tiene una cosa muy importante: trabaja la memoria, pero no una memoria que se queda en el pasado, sino que siempre está construyendo sentidos de futuro. Esto tiene que ver con la idea de que cuando decimos basta ya a la guerra, también decimos basta ya a las condiciones de injusticia social que fueron la base de esta guerra”, explicó Gloria Naranjo, profesora investigadora del Instituto de Estudios políticos de la Universidad de Antioquia, y acompañante de esta Escuela.

En ese sentido, las líneas estratégicas de esta ruta restaurativa contienen asuntos claves como la verdad y la reconciliación, con el fin de comprender y reconocer lo sucedido en el territorio; pedagogía e investigación, para seguir cualificando los procesos de construcción del conocimiento; obras y proyectos restaurativos, en clave de acciones materiales para reparar los territorios afectados por la guerra; desarrollo urbano y ordenamiento territorial para la paz, para garantizar aspectos como el Mejoramiento Integral de Barrios; y finalmente, una normatividad adaptada para la paz territorial urbana, que permita implementar políticas públicas para una transición social y política.

Según expresó Max Yuri Gil, coordinador de la región Antioquia – Eje Cafetero para la Comisión de la Verdad, “en una ciudad como Medellín, que ha sido centro fundamental del conflicto armado y la violencia política, que existan iniciativas como esta tiene un alto valor, en primer lugar porque muestra la persistencia, en acción de resistencia, frente a lo que ha sido el conflicto armado; amplía la noción de paz, reconociendo los problemas de equidad, de justicia espacial y de inclusión que tiene una ciudad como Medellín, y además de eso le apuesta a medidas restaurativas que son el centro de la implementación del Acuerdo de Paz al futuro”. 

Por su parte, Sandra Alfaro, enlace territorial de la Secretaría Ejecutiva de la JEP para Antioquia, manifestó que uno de los aportes de este proceso es “que las víctimas puedan pensarse en otras maneras de ser reparadas, que vayan acompasadas con los derechos a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición que tienen. Parte de esto es identificar que no solo acciones materiales son las que nos indican que estamos restaurando el territorio. […] Nosotros como JEP venimos apostando a los procesos restaurativos, y escuchar las diferentes voces es lo que nos va orientando sobre cuál es la mejor ruta para poder avanzar en esos ejercicios que son nuevos en el marco del Acuerdo”.

Además de la Jurisdicción Especial para la Paz y la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, los resultados de este proceso fueron recibidos por la Alcaldía de Medellín, en cabeza de la Secretaría de la No Violencia, y se espera que puedan ser recogidos, fortalecidos e implementados en la ciudad, con el fin de avanzar en la construcción de paz y reparación territorial.

“Hoy nosotros fortalecemos nuestro compromiso y nos vamos con el reto de retomar esto que la Escuela ha venido adelantando, de estudiar a profundidad esa ruta restaurativa, y esas medidas restaurativas derivadas de este ejercicio, para identificar de manera cada vez más clara y precisa la incorporación de ellas en los procesos que desde los diferentes programas de la Subsecretaría de Justicia Restaurativa adelantamos”, manifestó Maciel Echavarría Chica, directora del Equipo Municipal de Atención a Víctimas, de la Secretaría de la No Violencia.

La entrega de estos resultados se configura como un aporte relevante para la ciudad en materia de paz territorial urbana, teniendo en cuenta que el 26 de julio del presente año la Alcaldía de Medellín y la Jurisdicción Especial para la Paz firmaron un Pacto por los procesos restaurativos integrales en Medellín, en el que se priorizó a la Comuna 3 para implementar medidas de justicia restaurativa, siendo la primera experiencia de este tipo a nivel urbano en el país.

Ver más: El pacto entre la JEP y la Alcaldía de Medellín avanzará en medidas restaurativas para la Comuna 3

Conozca la propuesta completa aquí:

Compártenos tu opinión