El 16 de Abril de 2015, celebramos la memoria de la vida y obra de Mario Montoya, compañero que recordamos con gran aprecio por sus aportes y legados en cuanto al bienestar y vida digna de quienes gozaron de sus buenos oficios como médico y líder comunitario. Don Ramón, el padre de Mario era el boticario de nuestro barrio hace muchos años. Esta casa fue la primera botica del sector. Mario era una persona comprometida con la comunidad, realizó parte del comité de salud de la Corporación Con-Vivamos y, tal como recuerdan los vecinos y vecinas, se destacó por su acción permanente y solidaria en estos campos. En su honor, realizamos el lanzamiento del Centro Comunitario, que lleva su nombre y legado.

De la misma forma, este momento se reviste de alegría debido a la posibilidad que tenemos de inaugurar en este espacio, la prestación de los servicios de atención integral a las mujeres de la Comuna 1. Sin duda alguna, las mujeres son protagonistas de este gran logro, pues con su lucha y proyección decidida, han dinamizado propuestas de movilización y transformación social. Este Centro también es la materialización del sueño de la “Casa de la Mujer” para la Comuna 1. Propuesta que surgió en el seno de las organizaciones de mujeres y a través de un ejercicio de formación, organización e incidencia, se ha convertido en una propuesta de “programa de atención integral a las mismas”. En este sentido, al igual que el lema construido por las compañeras, esperamos que este Centro Comunitario tenga alas y pueda volar muy lejos, en búsqueda de la utopía como horizonte político.

Igualmente, el Centro Comunitario Mario Montoya, será un espacio para las expresiones de Cultura Viva Comunitaria que se gestan en nuestros territorios y procesos organizativos, escenarios permanentes de promoción del arte y la cultura como propuesta de transformación social. Por lo tanto, sembraremos memorias y cultivaremos experiencias de resistencia y participación política, teniendo como referente el imperativo histórico de la construcción de paz con justicia social, en nuestro caso, desde la perspectiva de los sectores urbano-populares, esto es, el derecho a la ciudad, la defensa y transformación social de los territorios, la vivencia de los derechos y la construcción de proyectos ético-políticos de vida digna para todos y todas.

Hoy, como en los últimos 25 años, convocamos tanto a los soñadores y soñadoras de otros mundos posibles y a la comunidad en general a celebrar y conmemorar los liderazgos comunitarios, en reconocimiento a aquellas mujeres y hombres que han contribuido y contribuyen al desarrollo de las comunidades a través de diversas acciones que despiertan una actitud crítica en los sujetos, a la vez que dinamizan y orientan la generación de acciones propositivas frente a las problemáticas e injusticias que se padecen en la cotidianidad.

Gracias a todos y todas por su participación, gracias a los grupos y procesos de defensa del territorio, gracias a los grupos y procesos de niñez, juventud, mujeres, artísticos y culturales. Gracias a las organizaciones y movimientos sociales que hacen posible este sueño. Gracias a las entidades públicas que tienen un compromiso con la promoción de los derechos humanos y la participación política, gracias a la Secretaría de las mujeres, el Parque Biblioteca Santo Domingo. Gracias a las instituciones de Cooperación política internacional que nos apoyan. Gracias Misereor, Oxfam Internacional, Ayuntamiento de Barcelona, tdh Alemania, Talitha Kuomi. Tenemos muchos motivos para celebrar, que comience la fiesta, somos Con-Vivamos, somos 25 años de palabra y acción comunitaria.

Leave a Reply